Alternativas de ahorro para tu jubilación. Mejora tu economía
Tiempo de lectura: 13 minutos

Ahorrar para tu jubilación no es una opción si deseas controlar y decidir qué vida financiera quieres tener en el momento de tu jubilación. En este post vamos a enumerarte algunas alternativas de ahorro e inversión que tienes a tu disposición para alcanzar los objetivos financieros que desees en tu jubilación

Hoy día, con la sostenibilidad del futuro de las pensiones en entredicho, se ha vuelto una necesidad planificar, en la medida de lo posible, las finanzas de la última etapa de tu vida.

Dentro de la planificación que debes realizar para la jubilación, un aspecto fundamental es el de decidir qué activos y productos financieros vas a utilizar para conseguir tus objetivos.

A continuación, vamos a detallarte las alternativas más comunes, tanto financieras como no financieras, que tienes a tu disposición. No se trata de una lista exhaustiva, pero sí de enumerarte las opciones más genéricas que puedas encontrar.

¿Qué alternativas de ahorro tienes a tu alcance para tu jubilación?

En el VI Barómetro del Ahorro del Observatorio Inverco, se analizan cuáles son los productos financieros más utilizados para ahorrar de cara a la jubilación en España.

Dentro de las conclusiones que se extraen de dicho estudio, los planes de pensiones son el producto financiero preferido por la población española para ahorrar para la jubilación. En concreto, los planes de pensiones son la opción elegida por un 57% de la población, seguidos de cerca por los depósitos con un 53%. La inversión en acciones, con un 38% y los fondos de inversión, con un 36% completan las alternativas de mayor peso dentro de este ranking.

Y además de estas existen otras muchas alternativas algo menos populares pero igualmente válidas

A continuación vamos a detallarte cada una de ellas para que conozcas qué opciones tienes a tu alcance.

 Esta no es una lista exhaustiva, y puedes contemplar alguna otra alternativa adicional que se ajuste a tus objetivos y expectativas.

Productos financieros

1.- Planes de pensiones, PPI

En nuestro post: ¿Son los planes de pensiones el mejor producto de ahorro para tu jubilación?, analizamos si estos productos son la mejor alternativa que puedes utilizar como tal fin. Lo que es indiscutible, es que han sido la opción preferida.

Los planes de pensiones son vehículos de ahorro e inversión que cumplen la función de cubrir diferentes contingencias (la incapacidad permanente total para la profesión habitual, incapacidad absoluta para todo trabajo, gran invalidez, fallecimiento, dependencia severa, gran dependencia, enfermedad grave, desempleo de larga duración y el más reciente supuesto de liquidez a los 10 años desde la realización de la aportación), además de la jubilación.

Con el ahorro depositado en este tipo de producto se pretende cubrir la merma económica que puede provocar que sufras alguno de estos acontecimientos. 

En España, cuando se piensa en un producto financiero para ahorrar para la jubilación, inevitablemente, la mayoría de personas piensan en los planes de pensiones.

Como en el caso del resto de productos que vamos a detallar en este post, con su contratación, se pretende complementes la pensión pública, de manera que te sea posible mantener el nivel de vida deseado, cuando abandones tu vida laboral y, presumiblemente, desciendan tus ingresos.

La  mayor característica de los planes de pensiones es la desgravación fiscal que proporcionan las aportaciones que se realizan en él. Este beneficio fiscal, en realidad, se fundamenta en un diferimiento fiscal.

Durante la fase de acumulación, las aportaciones realizadas a un plan de pensiones reducirán la base imponible del IRPF. Y en el momento del pase a prestación, las cantidades percibidas de dicho plan se consideran rendimientos del trabajo, soportando por consiguiente una carga fiscal, que según la forma de rescate, pudiera llegar a ser muy importante.

Son totalmente flexibles, tanto en las aportaciones que se hagan (permiten ahorrar mediante la creación de un plan periódico, aportar de manera extraordinaria o ambas), como en la cuantía a aportar. En 2021, se ha modificado el límite máximo a aportar, siendo este de 2000 euros anuales.

También, existe una enorme flexibilidad a la hora de percibir el dinero ahorrado en ellos. Éste se puede percibir en forma de un capital único, renta periódica, alternando ambas opciones o realizando disposiciones cada vez que se estime oportuno.

Puedes tener todos los planes de pensiones que desees, en las entidades financieras que desees.

Es posible su traspaso interno entre distintos planes de pensiones dentro de la propia entidad donde esté depositado el plan, y también, puedes traspasarlos a otra entidad distinta. Aunque eso sí, los límites de aportaciones son generales para todos los planes que puedas mantener contratados.

Son individuales, esto significa que solo pueden estar a nombre de una única persona (denominada participe). 

En esencia, se gestionan de manera similar a los fondos de inversión, siendo su diferencia fundamental el tratamiento fiscal y la liquidez con que cuentan.

Son productos con una cartera de activos muy diversificada, también como ocurre con los fondos de inversión. Y es posible reorientar la inversión hacia otro tipo de activos distintos, a través de un simple traspaso a otro plan de diferentes características.

Otra de las principales características de los planes es la de su no disponibilidad, salvo que se acrediten algunas de las contingencias cubiertas y que mencionamos anteriormente. Si no es así, no se podrá acceder al dinero deportado en ellos.

Esta es una característica positiva para aquella persona menos disciplinada, y que a lo largo del tiempo, se pueda ver tentada a disponer de este dinero

2.- Los planes de previsión asegurados, PPA

Los planes de previsión asegurados son un tipo de producto financiero similar en ventajas fiscales a los planes de pensiones. 

Se diferencian de éstos en que son en realidad un seguro de vida ahorro .

Están pensados para servir como un instrumento de ahorro para la jubilación y, de paso, cubrir una serie de imprevistos (contingencias) al igual que ocurre con los planes de pensiones.

Así, cubren las mismas contingencias que (enumerar contingencias). la incapacidad permanente total para la profesión habitual, incapacidad absoluta para todo trabajo, gran invalidez, fallecimiento, dependencia severa, gran dependencia, enfermedad grave, desempleo de larga duración y el más reciente supuesto de liquidez a los 10 años desde la realización de la aportación

Comparten muchas de las características de los planes de pensiones: 1 único titular, su mismo tratamiento fiscal, las prestaciones tributan como rendimientos de trabajo (independientemente de la contingencia por la que percibas tu dinero), flexibilidad en las aportaciones y rescates, etc.

También, presentan alguna diferencia con respecto a los planes de pensiones. Al ser un seguro de vida incorporan un tipo de interés mínimo garantizado por cada aportación que se realice. La rentabilidad por tanto, suele ser notablemente inferior y esta garantía hace que estén dirigidos a un perfil de inversor muy conservador.

Como en el caso de los planes de pensiones, con la Ley de Presupuestos Generales del Estado (LPGE) desde el año 2021, se limitan las aportaciones máximas a estos productos a 2.000€ (con independencia de la edad del titular) con el limite del 30% de la suma de los rendimientos del trabajo y de actividades económicas.

Por último, se permiten traspasos entre PPA y PPI tanto dentro de una misma entidad financiera como a otras entidades. 

¿Que significa esto?. Pues si tienes un PPA puedes traspasarlo a otro PPA o PPI, tanto en la misma entidad financiera como a otras. E igualmente, si actualmente tienes un plan de pensiones puedes reorientar tu inversión a un plan de previsión asegurado.

3.- Plan de jubilación y seguros de ahorro

Los planes de jubilación son seguros de ahorro, creados con la finalidad de fomentar un ahorro para la jubilación.

Un error muy común es confundirlos con los planes de pensiones. Y nada mas lejos de la realidad, pues comparten pocas similitudes.

Los planes de jubilación pueden rescatarse en cualquier momento, aunque se asuma una penalización, a diferencia de los PPI y PPA, que solo pueden rescatarse si se cumplen las contingencias previstas por ley.

También, al ser seguros de ahorro suelen ser mas conservadores.

En cuanto a la rentabilidad, los planes de pensiones pueden llegar a lograr mayor rentabilidad al invertir en diferentes tipos de activos.

Los planes de jubilación no cuentan con ninguna desgravación fiscal a las aportaciones que se realicen, aunque también es cierto, que en el momento de rescatarlos solo se pagará por las plusvalías que generen.

4.- Depósitos a plazo

Los depósitos a plazo son productos en los que, a cambio de prestarle una cierta cantidad de dinero a una entidad financiera durante un plazo de tiempo determinado, ésta te remunera con un tipo de interés.

Éste es el producto de ahorro donde tradicionalmente más dinero ha sido depositado en España, y ha sido la opción preferida, debido a que ha ofrecido una aceptable rentabilidad con bajo o nulo riesgo.

Actualmente, la oferta de este tipo de productos es muy escasa, debido a la prácticamente nula remuneración que ofrecen.

Tan solo algunas fintech y neobancos comercializan alguna alternativa con algo de rentabilidad.

Desde hace años, buena parte del patrimonio depositado en productos ha ido destinándose, principalmente, hacia fondos de inversión y, en concreto, a los de perfil más conservador.

Hoy día, no tiene mucho sentido optar por esta alternativa al no ofrecer rentabilidad y asumir indirectamente la perdida de poder adquisitivo.

Esta perdida de valor casi no perceptible en el corto plazo se torna un verdadero error cuando este ahorro se enfoca al largo plazo como es el caso del ahorro para la jubilación.

5.- Inversión en acciones

Otra alternativa muy utilizada por muchos inversores con un perfil algo más arriesgado es hacerlo a través de la renta variable y, en concreto, de la compra de acciones.

Esta opción se fundamenta en ir creando una cartera de acciones, con la finalidad de disponer de un patrimonio a largo plazo, e incluso, con la intención de obtener una rentabilidad periódica a través del reparto de dividendos. 

Esta inversión en activos de alto riesgo como son las acciones de bolsa debe ajustarse a un horizonte de inversión de largo plazo y, teóricamente, hablamos que el ahorro para la jubilación es una inversión a largo plazo.

6.- Planes De Ahorro 5 

Los planes de ahorro 5, son productos financieros, relativamente recientes, ideados con el objetivo de ahorrar para la jubilación, complementado así a otras alternativas ya existentes. 

Su característica principal es que se comercializan por un plazo inicial de 5 años, e incorporan algunas ventaja fiscal que veremos más adelante.

Existe un límite de aportación anual de 5000 euros por persona y producto, los cuales se remuneran a un tipo de interés técnico garantizado.

Existen 2 tipos de planes de ahorro 5: los CIALP (cuentas individuales de ahorro a largo plazo) y los SIALP ( seguros individuales de ahorro a largo plazo).

CIALP

Los CIALP , son cuentas, que están garantizados total o parcialmente (mínimo un 85%), independientemente de los activos donde inviertan.

Transcurrido el plazo de 5 años, llegan a su vencimiento, quedando exentos de tributación los intereses que se hayan generado.

SIALP

Los SIALP, son seguros a largo plazo.

Transcurrido este plazo inicial de 5 años existe la posibilidad de renovar por otro plazo similar. Quedando a partir de ese momento exentos de tributar fiscalmente

En caso de fallecimiento del titular existe un capital a fallecimiento, que suele ser del 101,50% del capital invertido.

En ambos casos, si se cancelan antes de los 5 años, se pierden las ventajas fiscales. Esta cancelación solo puede realizarse de forma total (no admitiéndose cancelaciones parciales).

Por último, son muy flexibles en el aspecto de poder traspasarse entre entidadades financieras.

Puedes llevarte tu CIALP o tu SIALP de una entidad a otra. E incluso, puedes traspasar un SIALP a un CIALP y viceversa

Están ideados para perfiles de ahorradores muy conservadores.

¿Pero conoces cuál es el problema de estos productos actualmente?

El principal problema, hoy día, de estos productos, al igual que sucede con los depósitos a plazo, es la falta de rentabilidad. 

Al igual que comentábamos con los depósitos a plazo, la rentabilidad de estos planes ha caído hasta prácticamente el 0%, llegando a desaparecer de la comercialización de muchas entidades financieras y aseguradoras.

7.- PIAS

Los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), son también productos destinados a fomentar el ahorro para la jubilación. Son un seguro de vida-ahorro con un enfoque de largo plazo, que permiten la posibilidad de aportar de manera periódica o extraordinaria. 

A diferencia de los planes de pensiones o de los planes de previsión asegurados que son más ilíquidos, los PIAS pueden rescatarse en cualquier momento. 

El límite de aportacion anual es de 8000 euros por persona y plan ( máximo de 240.000 euros).

La fiscalidad de estos productos, si se cancelan antes de la jubilación tributaran como otros productos de ahorro, en función del rendimiento que haya producido.

Sin embargo, si se comienzan a rescatar con posterioridad a los 10 años de su contratación,  estableciendo una renta periódica, tendrán unas exenciones fiscales, según la edad de su titular:

40 a 50 años65% exento
50 a 60 años72% exento
60 a 65 años76% exento
Más de 7092% exento

8.- Fondos de inversión

Los fondos de inversión son similares, en cuanto a gestión, a los planes de pensiones, aunque difieren de éstos en aspectos fundamentales, como son la fiscalidad o la liquidez.

Son un instrumento financiero, igualmente, muy utilizado de ahorro a largo plazo, permitiendo poner en práctica el ahorro periódico y también ofrecen una enorme flexibilidad.

En nuestro post “¿Es interesante invertir en fondos de inversión?”, te hablamos con más detalle de los fondos de inversión y de sus características principales.

Los fondos de inversión tienen un gran flexibilidad, no presentan ningún límite maximo de aportación y puedes aportar periódicamente (con la flexibilidad que elijas) o de manera puntual

Tan sólo pueden incluir un límite mínimo de suscripción (IMI) aunque, generalmente, no suelen ser muy altos.

Otra cuestión positiva, es que te permiten reorientar tu inversión en cualquier momento para adaptarla a tus circunstancias, objetivos o evolución del mercado.

Hay varios aspectos que debes vigilar de los fondos; sus comisiones y, en concreto, si incluyen comisión de reembolso, su liquidez (si puedes reembolsarlos en cualquier momento o no) su riesgo (¿Cuáles son los riesgos de un fondo de inversión?) o si incorporan algún tipo de garantía, entre otros.

9.- Unit linked

Los unit linked son seguros cotizados, esto es, son productos financieros que, esencialmente, mezclan la inversión a través de un fondo de inversión y un seguro de vida. 

Al ser en parte un seguro de vida, incorporan una garantía para el caso de fallecimiento, pero en el que su tomador corre con el riesgo de la inversión, pues se invierte en una cartera de acciones, bonos etc. a través de fondos de inversión.

En este tipo de inversión es el titular del unit linked el que elije los tipos de fondos que quiera utilizar, teniendo la posibilidad de movilizar ente ellos.

Estos productos no están destinados para un perfil tan conservador como en el caso de los distintos seguros de ahorro enumerados anteriormente. ¿Por qué? porque estos productos tienen riesgo, el de la cesta de activos donde se invierta.

Productos no financieros

10.- Inversión Inmobiliaria

No se trata de un producto financiero, pero en España, existe una larga tradición de invertir a largo plazo en inmuebles con la finalidad o no de obtener una renta.

Muchas personas optan por la adquisición de viviendas u otro tipo de inmuebles, incluso a través de una financiación hipotecaria, con objeto de disponer de un inmueble en el futuro como una opción de inversión, que le permita, bien deshacer la inversión y disponer de un capital futuro, o mantenerla y rentabilizarla a través de un alquiler con el que obtener un complemento a su pensión.

Pero no hay que olvidarse de los riesgos e inconvenientes de este tipo de inversiones. ¿Que cuáles son?

La poca liquidez, los elevados gastos e impuestos que se asumen, la baja diversificación o el riesgo de la inversión.

11.- Inversión en commodities

¿No sabes que es eso de las commodities?

Sencillo: son materias primas o, si lo prefieres, recursos naturales.

La inversión en commodities, también es factible, como ahorro a largo plazo para tu jubilación. Es el caso del oro, la plata, el petróleo, el carbón, café, etc.

Por ejemplo, el oro quizás puede ser la más famosa, siempre considerado como un activo refugio, con el que asegurar una inversión a largo plazo y evitar, en parte, riesgos de otro tipo.

Los tipos de commodities más habituales son: las agrícolas (café, azúcar, cacao, cereales), las relacionadas con la energía (petróleo, gas, carbón) y metales industriales (cobre, zinc, acero) o metales preciosos (oro o plata) .

Se puede invertir en estas materias primas, directamente, o bien, a través de contratos de derivados futuros, o mediante otros productos financieros como son los ETF, fondos de inversión, etc.

Lo ideal, es utilizar estas alternativas de ahorro para la jubilación, de manera combinada entre ellas. Es decir, utilizar varias opciones de manera que no se concentre todo el riesgo en una tipología especifica.

Utilizar estos otros tipos de activos no financieros es una manera de diversificación. Lo ideal es combinarlos con productos financieros, para así poder tener acceso a mayor liquidez, debido a que, en ocasiones, puede ser que algunas de estas commodities no ofrezcan la posibilidad de obtener su correspondiente valor económico sin sufrir alguna perdida de valor.

Como por ejemplo, es el caso de los inmuebles, en cuyo caso normalmente se necesita un cierto tiempo hasta deshacer la inversión y hacerla dinero.

También, invertir en este tipo de activos no financieros puede implicar dificultad, o directamente, una imposibilidad para poner en práctica los beneficios del ahorro periódico.

12.- Y una alternativa que está por llegar, los PEPP

El problema de la sostenibilidad de las pensiones, no es exclusivo de España. El impacto que el descenso de la natalidad y el incremento de la esperanza de vida, esta teniendo sobre el gasto en pensiones es generalizado en todos los países de la UE. 

Como medida para fomentar el ahorro complementario a las pensiones publicas y privadas, desde Bruselas se han diseñado los PEPP.

Son los productos paneuropeos de pensiones individuales. Son planes de pensiones a nivel europeo pero éstos no vienen a sustituir, en principio, a los actuales sino a complementar la oferta ya existente, relanzando el ahorro previsional y haciendo más competitivo el mercado.

De hecho, al ser válidos para toda la UE lo que incrementara la competencia entre entidades a nivel europeo, ya que las reglas y condiciones de comercialización de estos serán comunes en todos los países europeos

Conclusión

Un ahorro a largo plazo como suele ser el destinado a la jubilación, debe tener una parte de inversión en renta variable. Esta proporción dependerá del tiempo que te reste para alcanzar ese momento y del perfil de riesgo que tengas como inversor.

Lo más importante es que ahorres para alcanzar tus objetivos independientemente utilizado, pero dentro de nuestras recomendaciones es que lo hagas de manera diversificada y utilices diferentes productos financieros para ello.

Nuestro consejo: utiliza el ahorro periódico, invierte en renta variable según tu perfil de riesgo y diversifica.

Sea cual sea el instrumento/s que elijas para ahorrar para tu jubilación, ten siempre muy presente la idoneidad de establecer un ahorro periódico, siempre que la modalidad escogida lo permita. Esto facilitara la consecución de tus objetivos y reducirán el riesgo que tenga el producto que elijas. 

Este blog y su contenido gira entorno a conceptos de finanzas personales, ahorro e inversión. Proporcionamos herramientas y consejos útiles para que mejores tu economía personal y logres alcanzar la calidad de vida que desees. No realizamos asesoramiento, ni recomendaciones concretas de contratación de productos, ni de realizar una inversión determinada. Los contenidos compartidos en este blog «mejoratueconomia.com» son meramente informativos. Lo hacemos con el objetivo de fomentar la educación financiera. Mejoratueconomia.com no asume ninguna responsabilidad por las decisiones tomadas sobre la base del contenido disponible en este sitio web.

Estos artículos también te pueden interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.